Una imagen vale más que mil palabras:  “Los inicios en solitario y la creación de la marca NOTARIA D550”
14/1/2022
Tiempo de lectura:
Compartir:
Otros diversos

Una imagen vale más que mil palabras: “Los inicios en solitario y la creación de la marca NOTARIA D550”

Cuando hace ya casi 10 años me vi obligado a abrir mi propia notaría en Barcelona, tras el traslado anticipado e inesperado de mi primer socio (Miguel Álvarez). Un señor y maravillosa persona. El primer gran dilema que se me planteó fue, seguro como la mayoría de las personas que emprenden un negocio, pensar el diseño del logo o imagen corporativa de mi nueva notaría.

Mi dilema fue si darle mayor relevancia:

  1. A mi nombre y apellidos.
  2. O dársela a la dirección o ubicación de la notaría.

A la vista del propio logo está claro cuál fue mi elección. Me decanté por darle mayor relevancia a la ubicación por varios motivos:

  • Previo debate e ilusión familiar (mía y de mis padres). Pues fueron ellos y CaixaBank los que hicieron posible, con sendos préstamos, que pudiera recién aprobado, abrir mi nueva notaría en una zona tan privilegiada y cotizada en la ciudad de Barcelona como es la Avenida Diagonal, zona, además, donde ya existían numerosos notarios ejerciendo su función desde hacía años y la dura competencia estaba y sigue en el orden del día.
  • Desmarcarme y hacerlo de forma diferente al resto. La mayoría de los notarios tienden a dar prioridad en su logo o imagen de despacho a su nombre propio y apellidos.
  • Tomar como referencia (o ejemplo) a grandes notarías donde ejercen varios notarios asociados y que todo el mundo conoce, aún sin haber estado nunca en dichas notarías o conocer personalmente a los notarios. Es decir, existen notarías (principalmente en Madrid) que han conseguido crear una marca o imagen muy potente (dentro del ámbito notarial). Esas grandes notarías, seguro tienen un notario fundador, sin embargo, todas ponen todo el peso de su marca en la ubicación del despacho notarial.
  • Mi visión o proyecto de notaria del futuro. Entender que la unión hace la fuerza. Y que no hay nada mejor que los éxitos compartidos. Por ello, bajo una misma marca (NOTARIA DIAGONAL 550), mi ilusión es que prestaran su función varios notarios asociados especializados por materias (cuantos más mejor). No siendo, lo más importante el notario como persona individual, sino que, en dicho lugar, por encima del paso del tiempo y de los notarios, sus oficiales, etc. se prestase siempre un servicio notarial de calidad, especializado y muy cercano al ciudadano los 365 días del año.

La conjunción de todos esos motivos fueron los que generaron que apostara por la marca “NOTARIA D550”. Para ello, conté con la ayuda, de entonces un desconocido para mí, ahora un amigo, Alex Mainou. Con su ayuda diseñamos la imagen corporativa de NOTARIA DIAGONAL 550 y el color verde esperanza. Con él también lancé mi primera pequeña página web que en otro capítulo abordaré.

Para los que se preguntan… ¿y la marca D550 está registrada? No, no lo está. Pensé que era absurdo registrarla. Pues un sector tan reducido como la notaría, donde además el tema de la publicidad está muy restringido, no tendría mayores problemas en el futuro.

Casi 10 años después, al escribir los motivos por los que elegí dicho logo o marca para mi notaría, me doy cuenta de los aciertos y también de los errores cometidos inicialmente y durante el camino. Si tuviera que resumir de forma breve, lo que considero errores:

  • Mi primer gran error fue pensar que ser el creador de la marca y fundador de la notaría, me daría siempre la fuerza y legitimación necesaria frente a cualquiera (llámense futuros socios, Colegio de Notarios, etc.)
  • Mi segundo gran error fue poner el foco de la marca en la ubicación de mi negocio (en este caso la notaría). Pensando que siempre que yo quisiera permanecería allí. Y que sólo, si yo lo decidía, abandonaría o trasladaría mi ubicación elegida. Jamás se me pasó por la cabeza pensar que me pudieran ordenar abandonar mi propio despacho con todo lo que ello conlleva.
  • Mi tercer gran error fue pensar que lo que hacen la gran mayoría de notarios dando prioridad en su imagen corporativa o marca a sus nombres era algo poco creativo y hasta presuntuoso ¡La notaría soy yo! Desde luego, el tiempo me ha demostrado, que la opción de la mayoría de mis compañeros es la más segura, porque, a fin de cuentas, si creas una marca estrictamente personal, está claro, que registrada o no, te acompaña allí donde vayas y nadie te la va a poder quitar de una forma tan sencilla como me ha sucedido a mí.
  • Mi cuarto gran error fue no hacer caso a mi padre y no dejar las cosas bien atadas en 2014 cuando decidí darle convenio al segundo notario (que se incorporara a mi negocio). Y posteriormente a la tercera notaria en el año 2018. Pues ambos, aunque en etapas muy diferentes, se sumaron a un proyecto ya en marcha. Donde el esfuerzo personal y económico inicial lo había hecho solamente yo (con ayuda de mi familia). Donde, además, posteriormente y de forma totalmente desinteresada, la consolidación de la marca (a través de la configuración del despacho, la forma de organizarse, control y gestión del día a día propio de cualquier empresa, darse a conocer en internet a través de un contenido didáctico y sencillo de entender por el usuario, etc.) también lo había hecho solo yo. Repito “sólo yo”.

En resumidas cuentas, me encuentro 10 años después, que toda esa inversión económica y laboral realizada se va directamente a la basura. Teniendo que volver a empezar de cero en muchas cosas: buscar nueva ubicación, nuevos datos de contacto, nueva imagen corporativa, nuevo contenido, etc. Todo ello con el nuevo esfuerzo personal y económico que eso conlleva obviamente.

La decisión de la Junta Directiva actual del Colegio de Notarios de dar de baja todo aquello relacionado con D550 se basa en la idea principal de que el notario que conservara la marca y los datos de contacto utilizados estos años atrás (teléfono, fax, correo electrónico, etc.) saldría beneficiado respecto a los otros dos, generándose así una ventaja competitiva. Por ese motivo, a falta de acuerdo entre los notarios, lo razonable según el Colegio es suprimir los datos de contacto utilizados en común hasta la fecha. En mi opinión, esa decisión tendría todo el sentido del mundo si la marca y el negocio lo hubieran creado de cero y de forma proporcional los tres notarios. Pero como he dicho no es el caso. Para más inri, debe añadirse, que la decisión la adopta una Junta Directiva formada solo por notarios, dentro de la cual una tercera parte está compuesta por notarios que ejercen en la propia ciudad de Barcelona. Y se habla de ventaja competitiva en dicha decisión. ¿Para quién? Desde mi punto de vista existe una incompatibilidad flagrante.

Por lo tanto, aunque pudiera parecer que la decisión de la Junta Directiva del Colegio de Notarios es salomónica y nos perjudica a los tres notarios afectados por igual. Desde luego, es imposible por los motivos expuestos, que el daño generado sea el mismo para los tres. Ni económica ni emocionalmente hablando. No son posiciones igualitarias desde el mismo inicio ni en tiempo ni dinero invertido.

En cualquier caso, dicha decisión fue respetada. Y el 30 de noviembre por la noche, fecha límite dada por el propio Colegio, ordené la baja todos los datos de contacto comunes. Utilizo el singular para referirme a ello, porque dichos datos de contacto (teléfono, fax, dominio, web, etc.) estaban a mi nombre particular. Pues insisto, son los que venía utilizando desde mis inicios en solitario. Y que, en 2014, fruto de la asociación con uno de los notarios, tuve a bien incorporarlo en la utilización de dichos datos propios. Y en el año 2018, con la siguiente incorporación procedimos de idéntica manera con la tercera notaria.

La imagen que encabeza este artículo es muy ilustrativa de todo lo que narro. Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Se aprecia la evolución de la marca en función de las incorporaciones y su reciente desenlace. Y está en consonancia con una frase que me vais a escuchar repetidamente, pues resume muy bien, lo que siente mi cabeza, mi corazón y mi alma en esta etapa: “A veces crecer también significa volver hacia atrás para hacerlo de manera diferente”.

Paradójicamente, tras la experiencia vivida, volver atrás para hacerlo de forma diferente, empieza por confeccionar mi nueva marca o imagen corporativa basándome en la segunda opción que inicialmente deseché: ni nombre y apellidos. La opción que inteligentemente eligen la mayoría de los notarios.

No obstante, más pronto que tarde, seguro me volveré asociar con otro u otros notarios que compartan al 100% mi visión del día a día de la notaría (en las buenas y en las malas, en lo que se ve y en lo que no se ve). Pues, soy de los que, a pesar de lo vivido, sigo pensando que esta profesión es más gratificante en todos los sentidos cuando se comparte directamente y no se ejerce de forma individual. Y sigo teniendo clara mi visión de futuro notarialmente hablando.

Mi padre siempre decía: “las personas inteligentes aprenden de sus propios errores. Y las muy inteligentes aprenden de los errores de los demás”. Yo desgraciadamente no estoy en ninguno de los dos grupos citados. Pero estoy convencido, que mi experiencia puede servir, a esas personas muy inteligentes, a no cometer los mismos errores que yo.

En el próximo capítulo, aún debo decidir si hablaré de “la historia que hay detrás de la página web” o “los motivos reales que me llevaron a tomar la decisión de separarme de mis socios”.

Lo dije hace unas semanas en el primer capítulo que publiqué al respecto, quién me conoce, sabe que odio las especulaciones. Y, sobre todo, en cuanto a mi vida profesional se refiere. De ahí el animarme a explicar lo sucedido. Y jamás dejaría por escrito de forma abierta algo que no se pueda demostrar o fuera contrastable. Lo narrado en este artículo no es mi visión subjetiva de los hechos o una opinión, es la VERDAD con documentación contrastable que evidentemente no es el foro donde aportarla.

Jesús Benavides Lima
Jesús Benavides Lima
Notario de Barcelona

Encuentra todo lo que necesitas saber y cómo pedir tu cita de forma sencilla y ágil online.
  • Descripción
  • Documentación necesaria
  • Gastos del trámite
  • Preguntas frecuentes
  • Normativa aplicable
  • Pedir cita
Ver toda la información
Una imagen vale más que mil palabras:  “Los inicios en solitario y la creación de la marca NOTARIA D550”

Otros artículos que te podrían interesar